COAGULO

COAGULO
Cuando la mirada es alcanzada por la ansiedad, el movimiento de las imágenes la atrapa y la tranquiliza. Hacer video arte hoy en día es comprometerse con la mirada fugaz de un espectador inquieto. Es intentar, en un corto periodo de tiempo, de abastecer de nuevos deseos e inquietudes a una mirada curiosa que piensa que ya todo esta dicho. Hacer video es tenderle una trampa a aquel que pasa desentendido. El desafío es grande y los resultados infinitos. No hay historia sino instantes y el placer de una trama concreta se reemplaza por lo sensorial y lo posible.
Las imágenes en su aparente continuidad y fluídez seducen a través de lo pictórico y llevan a los cuerpos que las observan, sensaciones que transforman el espacio y el tiempo. Las imágenes vienen de ciertas coordenadas y el observador se encuentra en otras, en el medio la comunicación que genera el video da lugar a múltiples significados. El tiempo se vuelve a-temporal y los sucesos se mezclan sin un orden definido. Se registra algo pequeño y se lo expande hasta convertirlo en la totalidad de lo real y, por el momento en el que el espectador se enfrenta a lo que esta viendo, lo que menos importa es lo concreto, ni las imágenes, ni el tiempo, el video.
La distancia entre lo que se esta viendo y lo que sucede en las imágenes, se acorta hasta ser inexistente, la linea se borra a partir de la abstracción, de aquello que sin palabras logra de igual manera comunicarse. El espectador puede sentirse como tal o borrar su identidad por ese periodo de tiempo sumegiéndose en las imágenes, participando del mensaje. Debe saber que si hay palabras no son solo palabras y si hay historia no es tan solo una anécdota. Los personajes son cápsulas que encierran otro tipo de tensión. Una tensión por descubrir. Es este misterio el que une al video con lo performático y muchas veces uno sirve de apoyo al otro. Todo aquello que es y se deja ser registrado por el video es una puesta en escena, por más que sean imágenes naturalistas. Hay una decisión y miles de posibilidades de entender esa decisión. Esa puesta en escena, ese conjunto de decisiones concretas con fines abstractos, es lo que comparten estas dos expresiones. Los sucesos se acontecen uno detrás del otro y si bien lo performático se diluye en la unicidad del evento, así también las imágenes del video nunca se suceden de la misma manera aunque puedan reproducirse nuevamente.
Video y performance necesitan de lo mismo, perdurar dentro del observador, quedarse por un tiempo en la mente generando nuevas preguntas o nuevas inquietudes, desde un escalofrío hasta una incomodidad. Toda gran idea empieza por estas pequeñas sensaciones. COAGULO busca establecer este concepto, más allá de los formatos, mezclando video y performance bajo la insignia que los une profundamente, el tiempo.

Azul De Monte

//MUESTRAN
Carolina Berro
Julieta Rosell
Sergio Lamanna
Julia Padilla
Sofía Lopez Mañan
Alvaro Cifuentes

coagulo from Granate Galeria on Vimeo.

curaduria Natacha Voliakovsky

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s