Candelaria Aaset en Granate galería

Buenos Aires, abril, 2014.

Caminar por una calle, escuchar el transito, sentir la presencia de las luces que cambian, recibir una cantidad inconmensurable de estímulos, hasta que, la posibilidad de un suceso, quiebra nuestra cotidiana realidad. No saber con exactitud el momento, pero tener esa sensación, como cuando se juntan las nubes para llover. La antesala de la explosión, y la permanencia en ese estado. Un segundo extendido, como si el tiempo fuera maleable y uno lo pudiera amasar, pudiera sostener el quiebre de los ejes, y por un momento devenir en una realidad que era imperceptible, un estado fértil, del cual todos somos partícipes.
Es dentro de este segundo donde podemos recuperar un tiempo remoto y ancestral en el que no existía división entre “naturaleza” y “arte”, es decir entre la “realidad” y su “representación”. La imagen era una operación mágica, su función era la de dominar los espíritus del mundo y este mundo era creado a medida que era enunciado. Esta es la función performática del lenguaje, la de operar en la construcción de realidades.
La re-creación de una mitología personal. Imágenes que podrían pensarse como un (improbable) registro etnográfico de una civilización inexistente. Una exploración por un universo imaginario al que solo podemos acceder de forma fragmentada a través de indicios que difícilmente podamos descifrar. Reconstruir la historia (o al menos una historia) detrás de aquello que desconocemos.
Estas son pistas que nos permiten dilucidar un ritual inacabado y abierto, no tanto como recreación de un pasado sino, como su invocación desde el presente, como la apertura de un pasaje que esta a nuestro alcance en una realidad paralela, para luego, poder retornar a nuestra cotidianidad.

Federico Andrade, Natacha Voliakovsky.

muestran

-Candelaria Aaset-
-Mariana Michi-
-Rocio Aaset-
-Agustina Rudi-
-Jennifer Wagner-
-Juan Godoy-
-proyecto Tangi-

Anuncios

Un comentario sobre “Candelaria Aaset en Granate galería

  1. Mas que un puente entre la cotidianeidad y el desarraigo de la mutasion del arte propongo devenir en un axioma integro del cual cada uno somete sus leyendas y virtudes.
    Explorar el mundo de la prehistoria o hacerle un llamado cuesta razonar el trance entre nuestra realidad y el pasado concreto los antepasados vivos. El solo hecho de despertar la ambicion por recaudar tiempo es como cita la pagina segundos laxos de eternidad concreta estirados y yuxtapuestos a la medida de los seres que lo habitan puesto que no hay cargo. Las leyendas personales traban el concierto de que actitud gris somete los sentidos a la enajenacion y rezongar eso fuera justo para quienes en vida mutilan su cultura. De ahí las virtudes de sostener con alegria los pasos acordados y tentar al yo a descubrir quienes estan tambien detras de esto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s